Continuar

Tan pequeño que no era y, aún así, era inmenso.

Son las partes que nos dejan, las que nos impulsan a movernos;

porque al agacharnos para soltarnos,

hacen que con más impetu nos levantemos.

Anuncios